Claves para la siesta perfecta

Claves para la siesta perfecta

La siesta perfecta debería ser un momento obligatorio en nuestro día a día. O por lo menos eso nos llevan a pensar diferentes estudios. La siesta es una de las costumbres españolas que más gusta y que más fama ha adoptado fuera de nuestras fronteras.

Según un estudio realizado por la Asociación Española de la Cama (ASOCAMA), el 40% de los españoles duermen la siesta y la media de su duración está en una media hora. Esta duración se acerca bastante a la duración ideal de la siesta perfecta.

Ventajas de la siesta

Por mucho que se haya dicho, la siesta no es una costumbre “de vagos”, sino que se trata de una actividad que puede reportar muchos beneficios. Si llevamos a cabo la siesta perfecta, ayudamos a nuestro cerebro a tomar mejores decisiones según la neurología, ya que ese tiempo de sueño nos ayuda a procesar la información. Con ello se mejora la toma de decisiones e incluso se puede mejorar la capacidad para resolver problemas complejos, sobre todo si se alcanza la fase REM.

Duración de la siesta perfecta

Aquí cada cual tendrá su respuesta ideal en cuanto al tiempo de duración de la siesta perfecta, pero los estudios lo tienen claro: entre 20 y 30 minutos. Es más, según un estudio realizado por la NASA, la siesta perfecta debe durar 25,8 minutos. ¿Seremos capaces de ser tan precisos al dormirla?

Cómo

La manera de conseguir la siesta perfecta también ha sido ampliamente estudiada. De hecho, al contrario de lo que la mayoría hace, debemos evitar dormirla en el sofá. Lo ideal es un lugar tranquilo, silencioso, con un ambiente agradable y en un buen colchón.

Otro apunte interesante es la estacionalidad de las siestas. En cualquier mes del año son buenas, pero es durante los meses de primavera y verano cuando se hacen más necesarias. En esta época, el aumento de horas de luz y el cambio de temperaturas provocan un mayor cansancio y disminuye nuestra energía.

Por qué a algunas personas les sienta mal la siesta

Hay personas que afirman que las siestas les sientan mal y es muy probable que si siguieran los consejos para la siesta perfecta esto no sucediera.

Uno de los motivos más frecuentes de que la siesta siente mal es la inercia del sueño, que sucede cuando el cerebro quiere seguir durmiendo para completar un ciclo de sueño completo. Esto sucede cuando las siestas se alargan más de 30 minutos, ya que superado este tiempo, tienes más probabilidades de dormirte profundamente y entrar en esa inercia del sueño.

También resulta fundamental no intentar compensar con la siesta la deficiencia de sueño nocturno. Si te echas siestas largas para compensar la falta de sueño por la noche, entras en un círculo vicioso que altera la calidad de tu descanso.

En definitiva, la siesta perfecta puede traernos muchos beneficios siempre y cuando sigamos una serie de pautas. No es una pérdida de tiempo, sino al revés, ya que contribuye a que seamos más productivos durante el resto del día.

Suscríbete a nuestra newsletter

Serás el primero en conocer todas las novedades de Dupen Descanso

Suscríbete ahora

Facebook Twitter Instagram Pinterest Youtube Google+ LinkedIn Dupen